lunes, 30 de diciembre de 2019

40 DÍAS 2020 – EL REINO DE LOS CIELOS EN MATEO

¡Bienvenido a los 40 DÍAS de AYUNO y ORACIÓN 2020!
7 enero a 15 febrero
VENGA TU REINO en Mateo

Semana 2 - Martes 14 a lunes 20 de enero. Léela y prepárate!

Ayuna una comida al día. Aparta una hora para orar y reflexionar el tema diario. Hazlo individualmente. Padre, hazlo con tu casa. Pastor, hazlo con tu iglesia.


40 DÍAS 2020 – EL REINO DE LOS CIELOS EN MATEO
Ayuna una comida al día. Aparta una hora para orar y reflexionar el tema diario. Hazlo individualmente; padre, hazlo con tu casa; pastor, hazlo con tu iglesia.

VENGA TU REINO

SEMANA 2 – 40 DÍAS 2020 VENGA TU REINO

Día 8 (martes 14) - Cuarta credencial: Jesús es el Hijo de Dios. ¡Prepárale el camino! (Lee Mateo 3:1-17). El gran profeta de los tiempos modernos de Israel, Juan el Bautista, lo proclama ante el pueblo. Dios mismo lo declara: ¡Este es mi hijo amado! ¿Crees que eres parte de ese Remanente fiel que está preparando el camino del Señor, clamando por un avivamiento y pidiendo misericordia en medio de sus juicios? Pide al Señor que te muestre qué está impidiendo que su Reino se establezca firmemente en ti. No se ha establecido su Reino plenamente en mi vida, si no le he permitido que haga su obra completa en mí. A veces, en nuestro caminar con Cristo, llegamos hasta cierto punto y ahí nos detenemos. No le permitimos a Dios ir más allá con nosotros; nos quedamos a medias. Para salir de ese estado espiritual de estancamiento, se requiere un arrepentimiento genuino, y un nuevo compromiso de entrega al Señor. Cómo orar por esto: Comienza por ti mismo: Permite al Señor que ponga orden en todas las áreas de tu vida: Tu vida espiritual con Dios (devocional personal diario, vida de oración y obediencia a Dios); tu vida emocional (heridas, resentimiento, falta de perdón), hábitos y estilo de vida (comida, bebida, horarios, ejercicio y descanso), relaciones (dependencias, control, relaciones que no son de Dios o que no están en orden); el empleo de tu tiempo, dones, recursos, planes; lo que más valoras y deseas (donde está tu tesoro allí está tu corazón). Todo esto debe estar sometido a la poda de Dios y a la obra del Espíritu en ti. Arrepiéntete y pide la ayuda de Dios para cambiar. Ábrete a la sanidad y bálsamo de su Espíritu. Deja que él te tome de la mano y te guíe paso a paso cómo cambiar y qué hábitos nuevos establecer, conforme a los principios y enseñanzas de su Reino. (Considera pedir la ayuda de tu pastor, discipulador, o de un compañero de oración maduro.)
En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas (Mt 3:1-3).

Día 9 (miércoles 15) - Quinta credencial: Jesús es el Mensajero Anunciador del Reino. ¡Prosigue con su anuncio! (Lee Mt. 4:12-22). Su anuncio comienza con un resonante: ¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado! ¿Es este nuestro anuncio, o tenemos temor a llamar al pueblo de Dios al arrepentimiento? Jesús, en su predicación de liberación de sombra de muerte, incluye también a los pueblos gentiles. Para asegurar la continuidad de su misión anunciadora, Jesús elige a unos colaboradores. Anunciadores somos, como Jesús, de la Buena Noticia (evangelio) del Reino, en palabra y poder. ¿Continuarás tú con su misión? Pide al Señor que te muestre qué está impidiendo que su Reino se establezca firmemente en aquellos por los que estás orando. Cómo orar por los más cercanos a ti: Pedir que Dios conceda a este familiar o amigo, el don del arrepentimiento. Pedir discernimiento para saber qué fortaleza espiritual hay en su vida, y cómo puedes enfrentarla en oración, hasta que, según se dé la oportunidad, y con amor, puedas llamarle al arrepentimiento y a que se disponga a que Dios sane y restaure esta área de su vida. (¿Sabes cómo ayudar a una persona con necesidad de sanidad interior o de liberación? ¿Estás preparado para discipularla? ¿Se ha establecido un programa de evangelización y de discipulado con y para toda tu congregación?) OREMOS: Amado Jesús, envía obreros a tu mies entre los más necesitados; a los marginados, a los que están bajo la sombra de muerte. Hazme uno de tus obreros, y dame tu poder para anunciar tu salvación a los que están a mi alrededor.
Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron (Mt.4:22).

Día 10 (jueves 16) - 1- PROMULGACIÓN DEL PROGRAMA DEL REINO (Lee Mt.4:23 - 9:34) – esquema: 1.1- Enseñanza: La esencia y fundamento del Reino (Mt.4:23 - 7:29): a- El escenario (Mt.4:23-5:2): Primer impacto de la misión de Jesús. b- Las Bienaventuranzas: Esencia, pureza y corazón del Reino (Mt.5:3-12). c- Sus discípulos, si guardan la esencia de su naturaleza y cumplen con su llamado, serán los continuadores de esta proclamación (Mt.5:13-16). d- Las leyes fundamentales del Reino son la actualización y el cumplimiento pleno de los principales preceptos de la antigua Ley mosaica (Mt.5:17-48). e- La nueva relación de los hombres con Dios: Padre a hijos. Un Dios que ve la intimidad del corazón del hombre, y que se agrada de las obras de justicia (la caridad, la oración y el ayuno) hechas en secreto (Mt.6:1-18). f- El Reino exige un compromiso de entrega total; en las riquezas, la santidad interior, la confianza en la provisión del Padre, el no juzgar a los demás, y la necesidad de perseverar en la oración (Mt.6:19-7:12). g- Cuatro comparaciones que contraponen a los que practican la enseñanza de Jesús con quienes no lo hacen: los dos tipos de camino, de profetas, de discípulos y de constructores de su casa (Mt.7:13-28). 1.2- Hechos: Éste es el tipo de restauración que Jesús viene a traer al hombre; o, el poder del Reino demostrado con hechos: a- Curaciones de un leproso, del criado del centurión y de la suegra de Pedro (Mt.8:1-15). Anotación sobre el seguimiento de Jesús: Promete recompensa a la fe; no promete ganancia alguna, pero exige que el Reino sea la prioridad absoluta (Mt.8:16-22). b- Dominio sobre todo tipo de fuerzas: de la naturaleza (tormenta), las espirituales (demonios) y la naturaleza degradada del cuerpo humano (paralítico) (Mt.8:23-9:8). Anotación: No acepta a los “justos”, sino a los pecadores arrepentidos (Mateo y los publicanos). No echará a perder su nuevo Espíritu en espíritus viejos (Mt.9:9-17). c- La fe mueve el poder curativo de Jesús, y este divulga su fama: poder sobre la hija muerta de un líder de la sinagoga, sobre la mujer que padecía flujo y sobre los dos ciegos (Mt.9:18-34). ¿Entiendes lo que lees? Vuelve a leer detenidamente este resumen de cómo Jesús promulgó (hizo el anuncio con rango de ley) su programa y plan para establecer el Reino de los cielos en la tierra. (Lee las referencias bíblicas, tú solo, con tu cónyuge o familia, o con tu iglesia, grupo célula, de oración o de discipulado.)

DÍA 11 (viernes 17) - I- PROMULGACIÓN DEL PROGRAMA DEL REINO – desarrollo: ¡Define bien tu plan! (Lee Mateo 4:23 - 9:34) 1.1- Enseñanza: La esencia y fundamento del Reino (Mt.4:23 - 7:29): 1.1.a- El escenario (Mt.4:23 - 5:2): Primer impacto de su misión: Habiendo recorrido toda Galilea, la misión de Jesús comienza inmediatamente a ser efectiva: enseñando, anunciando el Reino, sanando a los enfermos y liberando a los endemoniados. Mucha gente de Siria, Decápolis, Jerusalén, Judea y del otro lado del Jordán, comienza a seguirle. Reflexionemos: El Señor tenía un plan y un propósito bien definido; ¿lo tienes tú? Diseña un plan con tu familia para este año: Cuándo y cómo orar con tu esposo/a, aun si es solo 5 minutos diariamente. Y, cómo orar juntos en el altar familiar con tus hijos. El Padre dio a Jesús un ámbito claro de actuación; ¿qué ámbito de actuación te ha marcado a ti, junto con aquellos con quienes Dios te ha llamado a extender su Reino? La enseñanza de Jesús iba mucho más allá de dar una charla, incluso de instruir; su enseñanza es la demostración de su poder. ¿Somos este tipo de maestros del evangelio? ¿Está siendo efectiva nuestra misión, como la del Maestro? (¿Estás interesado en la plantación de iglesias? Pregúntanos cómo vincularte a un plan nacional en España.)
Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo (Mt.4:23).

Día 12 (sábado 18) - 1.1.b- Las bienaventuranzas - ¿A quién pertenece el Reino de los cielos? (Lee Mt. 51-12 y Lc. 6:20-26). Las bienaventuranzas son el feliz anuncio sobre cómo es el carácter virtuoso de los ciudadanos del Reino de los cielos. Lucas contrasta a las bienaventuranzas, las miserias que les sobrevendrán a los que buscan primeramente el placer y las recompensas de este mundo. ¿Quiénes son los que recibirán consuelo? ¿Qué recompensa tendrán los mansos? ¿Qué significa ser saciado por tener hambre y sed de justicia? ¿Cómo puedo crecer en mi carácter de cristiano misericordioso? ¿Qué cosas contaminan mi corazón? ¿Quieres ser la persona más feliz de la tierra, al tiempo que gozas de todas las bendiciones del cielo?  Pregunta al Padre cuál de estas virtudes debe manifestarse en tu vida ahora mismo. Pide ser lleno de su Espíritu; solo él puede producir ese fruto en ti (Gálatas 5:22). Aprende a humillarte en tu casa y delante de los tuyos; reconoce tu miseria espiritual. Quebranta tu corazón en arrepentimiento, delante de Dios y de otras personas. Renuncia a luchar por tus propios derechos; deja que Dios pelee por ti. Perdona y sé misericordioso, como lo es tu Padre celestial. Si tu corazón no tiene doblez, ni mira al mal, verás a Dios. Disponte a ser un pacificador en ambientes y lugares de conflicto. Sé justo, y no te sustraigas a la persecución que te sobrevendrá por serlo. Ponte del lado de los que hacen y luchan por la justicia; no los dejes solos. Si esto haces, serás la persona más feliz de la tierra y tendrás el derecho de ser llamado hijo/a de Dios.
Bienaventurados sois, cuando... (Mt.5:3-12). Lee las bienaventuranzas en distintas versiones de la Biblia. Escríbelas de memoria y reflexiona sobre ellas en tu cuaderno de oración. Haz una composición creativa con tu familia, y ponla en la nevera. Pastor, el lema para tu iglesia en este año puede ser “vivir las bienaventuranzas en tu vida, tu familia y tu comunidad”.

Día 13 (domingo 19) - 1.1.c- Los discípulos de Jesús, hoy y siempre: sal que sala y luz que alumbra (Mt. 5:13-16). Lee este llamado del Señor, pidiendo por ti y tu comunidad cristiana:  Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Pide al Señor que te muestre qué está impidiendo que su Reino se establezca en tu comunidad, vecindario, ciudad, en tu país. Cómo orar: Identificar las fortalezas espirituales detrás de los desórdenes sociales, las leyes inicuas, las tendencias de inmoralidad o injusticia, o de persecución. Por ejemplo, si las fuerzas políticas están buscando la separación, procurando establecer el caos y la anarquía, debemos identificar qué pecados pasados dan asiento a estas fortalezas, y en oración y confesión pedir que Dios perdone y arranque estas raíces históricas y que deshaga estas fuerzas de caos, anarquía y maldad en nuestra sociedad. Debemos establecer el Reino de los cielos y su autoridad (con ayunos, vigilias, cadenas de oración, actos proféticos), y proclamar el Shalom de Dios, la paz de Dios. El término Shalom, en su sentido hebreo original, significa anular el poder de cualquier autoridad que quiera establecer su caos en nuestro medio. Proclamar Shalom es ayudar a establecer el orden, la paz y el bienestar (Gen.1:2). Cosas como las vigilias unidas, las marchas de alabanza en la ciudad, los impactos evangelísticos, las obras de caridad, ayudarán a establecer el Reino de Dios en nuestra ciudad. La iglesia debe cumplir su misión de orar por los gobernantes de su ciudad, región y país continuamente según 1 Timoteo 2:1-4. Preparémonos, porque Dios nos dará la ocasión de bendecirlos personalmente y de ungirlos para su tarea. (Pastor, pregunta al Señor, con tu iglesia, en qué área de influencia social en tu ciudad o en tu país os llama a involucraros: la familia, el gobierno, la educación, la economía, los medios, la cultura, la ciencia y tecnología). Te ayudará mirar los videos del Libro de Nehemías:

Día 14 (lunes 20) - 1.1.d- Las leyes fundamentales del Reino: Pueblo de Dios, ¿estás obedeciendo y enseñando hasta el más pequeño de estos mandamientos? (Lee Mt. 5:17-48; Ex.20:1-17; Dt.5:1-21). El Mesías no vino para anular e invalidar la obediencia a la Ley, sino todo lo contrario; para en su propia persona mostrar el verdadero espíritu de la Ley, obedeciéndola y llevándola a su realización plena por su vida, obra y sacrificio expiatorio. Jesús obedeció la Ley en todos sus términos; infundió en ella su verdadero espíritu, reveló su sentido más profundo, más allá de la letra. Enseñó cómo entenderla, guardarla y poner en valor su pleno potencial. La misma gracia que nos salva a ti y a mí, nos capacita para obedecer la Ley y los mandamientos de Dios. Matar, deja de ser solo el acto físico; ahora, es también la actitud de esa abierta hostilidad que desprecia y desecha a mi hermano, y que me expone al juicio eterno. El mandamiento es: Anda, reconcíliate con tu hermano, antes de pretender adorar a Dios. El adulterio ya no es solo un acto sexual externo; es un deseo del corazón que permito penetrar por mis ojos. Debo encontrar y aplicar el tipo de cirugía espiritual que puede efectivamente cercenar de mi cuerpo los miembros que me hacen pecar, si no quiero que todo mi cuerpo sea echado al infierno. Por la nueva norma que establece Jesús, estoy obligado, no solo a cumplir con la forma exterior del mandamiento antiguo, sino que debo cumplirlo con el nuevo espíritu interior que Jesús mismo practicó y enseñó. No se me permite escoger según mi parecer, qué mandamientos practicar y cuáles desechar. Estoy obligado a obedecer hasta el más pequeño de los mandamientos. OREMOS: ¡Oh, Jesús, capacítame por tu Espíritu, para obedecer hasta el más pequeño de los mandamientos de la Ley de Dios! Tus mandamientos serán la medida que use para poner orden en mi vida, mi matrimonio, mis relaciones personales, ministeriales, laborales. (Pastor, pregunta al Señor si has permitido en tu iglesia que se quebrante alguno de los Diez mandamientos y se practique el pecado sin haberlo expuesto a la luz y haberlo reprendido.)
No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir (Mt. 5:17).


SEMANA 1 – 40 DÍAS 2020 VENGA TU REINO

Día 1 (martes 7) - La plena manifestación del Reino de los cielos comienza así: “En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado (Lee hoy Mateo capítulos 1 al 3). ¿Qué es el Reino de los cielos? ¿Cómo acceder a él? ¿Quién puede entrar? ¿Qué beneficios trae? ¿Qué demandas comporta? ¿Es el Reino de Dios para aquí y para ahora? ¿Ya fue, o tenemos que esperar a su manifestación futura? ¿Es solo para el cielo, o también para la Tierra? ¿Afecta solo al individuo, o también a la sociedad en su conjunto? ¿Si Dios es Rey y gobierna, por qué existe tanto mal en el mundo? ¿Si Dios es bueno y poderoso, por qué permite que sufra el inocente? ¿Por qué no castiga al malo, y hace prevalecer la justicia en el mundo? ¿Oras con perseverancia para que el Reino de los cielos sea establecido en tu vida, hogar, negocio, salón de clase, familia, vecindario? ¿De qué manera oras? ¿Qué frutos o beneficios se verán cuando este Reino, o gobierno de Dios, se establezca en estos lugares o personas? OREMOS: Amado Padre celestial, al iniciar esta nueva década y los 40 Días de ayuno y oración 2020, presento mi cuerpo como un sacrificio vivo, santo y agradable a ti. En humildad y silencio espero en ti para que me muestres por tu Espíritu: 1- ¿De qué debo abstenerme (comida, bebida, actividades)? 2- ¿De qué debo arrepentirme? 3- ¿En qué área de mi vida quieres irrumpir con tu Reino y producir una transformación permanente en mí?

Día 2 (miércoles 8) - ¿Qué es el Reino de los cielos, o Reino de Dios? La Realeza de Dios sobre el pueblo elegido (Israel) y a través de él sobre el mundo, es el tema central de la predicación de Jesús. Esta Realeza, comprometida por la rebelión del pecado, debe ser restablecida por una intervención soberana de Dios y de su Mesías (Dan.7:13-14). Antes de su realización escatológica (final) definitiva, el Reino aparece con comienzos humildes (Mt.13:31-33), misteriosos (Mt.13:11), impugnados (Mt.13:24-30), pero como una realidad ya comenzada (Mt.12:28; Lc.17:20,21), en relación directa con la Iglesia (Mt.16:18-19). Entretanto, se presenta como una gracia (Mt.20:1-16; 22:9-10; Lc.12:32) aceptada por los humildes (Mt.5:3; 18:3-4; 19:14,23-24) y los abnegados – los que renuncian a todo por amor al Reino (Mt.13-44-46;19:12). Sólo se entra en él por el nuevo nacimiento de la conversión (Jn.3:3,5), con la vestidura nupcial de la santidad (Mt.11-13), y “a través de muchas tribulaciones” (Hch.14:22 – ver contexto). Los hijos del Reino del pueblo elegido que no se arrepientan y crean en el Mesías, serán excluidos (Mt.8:12), lo mismo sucederá con los Gentiles (1Cor.6:9-10; Gal.5:21; Ap.22:14-15). (Esta nota en Mt.4:17, y la estructura temática de este Evangelio, han sido adaptadas de la Biblia de Jerusalén). Reflexión: ¿Entiendes lo que lees? Vuelve a leer este excelente resumen, con las referencias bíblicas mencionadas. Al leer, observa con detenimiento lo que dice el texto. Intenta interpretar lo que significó para los destinatarios originales que oyeron la enseñanza de Jesús o la leyeron de Mateo; y, en tercer lugar, pregunta al Señor cómo debemos aplicar/practicar estos principios espirituales en la actualidad. ¿Cuál de estos aspectos del Reino habla más a tu vida ahora mismo? Ora por ese asunto hoy. Puedes hacer estas lecturas tú solo, con tu cónyuge, familia, o con tu grupo de oración.

Día 3 (jueves 9) - Estructura temática del Evangelio de Mateo: El advenimiento del Reino de los cielos, en los cinco grandes discursos de Jesús y sus correspondientes hechos. Mateo entreteje el mensaje de su libro alrededor de cinco grandes discursos o enseñanzas de Jesús: (1) Discurso evangélico - capítulos 5 al 7. (2) Discurso apostólico - capítulo 10. (3) Discurso parabólico - capítulo 13. (4) Discurso eclesiástico - capítulo 18. (5) Discurso escatológico - capítulos 24 y 25. (Léelos.) Cada discurso concluye con este refrán: Y cuando terminó Jesús estas palabras... (Búscalos en: Mt.7:28; 11:1; 13:53; 19:1; 26:1). Estos cinco discursos van acompañados de algunos hechos de Jesús, que actualizan para el tiempo de Mateo, dichas enseñanzas. (Las comunidades cristianas judías de Antioquía de Siria, en la actualidad una región del Mediterráneo de Turquía, fueron los primeros destinatarios para los que escribió Mateo.) Este material va precedido de un prólogo que presenta las credenciales de Jesús como Anunciador y Realizador del reinado de Dios (capítulos 1 y 2), y concluye con un desafiante epílogo a sus discípulos, comisionándoles a que lleven su enseñanza a todas las naciones del mundo (Mt.28:16-20). Léelo con entendimiento: Prepárate para vivir una experiencia transformadora. Haz las lecturas de esta estructura temática de Mateo. ¡Siempre ora primero, pidiendo la guía del Espíritu! (Una lectura más provechosa es leer Mateo de principio a fin, de una sola vez; como quien ve una película de principio a fin, sin parar. Necesitarás dos horas y media. Lee todo Mateo, de principio a fin, en voz alta, solo o con un compañero.)

Día 4 (viernes 10) - A- PRÓLOGO - esquema: ¿Qué acredita a Jesús como el Mesías prometido a Israel? (Lee Mt.1:1- 4:22): 1- Es el Hijo de David (Mt.1:1 -25). 2- Es el verdadero Rey Mesías (Mt.2:1-12). 3- Es el Nuevo Guía y Regidor de Israel (Mt.2:13-23; 4:1-11). 4- Es el Hijo de Dios (Mt.3:1-17). 5- Es el Mensajero Anunciador de las Buenas Nuevas del Reino, en palabra y poder (Mt.4:12-22). Cómo practicarlo en mi vida, familia y comunidad: Lee detenidamente y en espíritu de oración el esquema del prólogo de Mateo, y deja que el Espíritu te revele de manera más profunda y personal a tu Mesías y Señor. (Apunta en tu cuaderno de oración lo que Dios te esté hablando. Los 40 Días son un tiempo para avivar la oración en estos círculos concéntricos: Mi vida personal, el altar familiar en mi hogar y la oración en mi iglesia. Toma estos 40 días como una escuela de entrenamiento en la oración, ¿amén?).
Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David... El nacimiento de Jesucristo fue así... Cuando Jesús nació en Belén de Judea, en días del rey Herodes...

Día 5 (sábado 11) - Prólogo - desarrollo: Las credenciales de Jesús (Lee Mt.1:1 - 4:22): 1- Es el Hijo de David. ¡Ríndele tu vida! (Mt.1:1-25). El Evangelio de Mateo es el anuncio a los judíos y al pueblo de Israel de que Jesús es el Rey Mesías prometido en el Antiguo Testamento, al cual Mateo cita hasta 70 veces. La gran esperanza de Israel era el advenimiento del Mesías Hijo de David. A través de la rama de José, su padre legal, Jesús entronca con el linaje del rey David, de quien surgiría el Mesías. Jesús nace en Belén de Judá, la ciudad del rey David. OREMOS: Señor Jesús, acepto tu reinado, dominio y autoridad en mi vida. Establece tu Reino en mí. Todo lo q tengo y soy es tuyo, Señor: Mis deseos más íntimos, actividades más importantes, amistades más queridas; mis planes y futuro; mi tiempo, dinero y talentos; todo lo consagro a ti, para tu servicio y Reino. Nada es mío, todo lo he recibido de ti, y a ti lo devuelvo. Jesús, vivo para servirte, honrarte, agradarte. Creemos en tu victoria y autoridad, no solo para decretarla, sino para acatarla y someternos a ella. Eres digno de que te sirvamos de la manera más excelente. ¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! ¡Hosana en las Alturas! 
Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham (Mt. 1:1 En una segunda lectura rápida de todo Mateo, podrías hacer breves anotaciones: Dónde se habla del Reino de los cielos, qué se dice de él, qué otros temas lo acompañan.)

Día 6 (domingo 12) - Oro, incienso y mirra, para el Rey de los judíos. Segunda credencial: Jesús es el verdadero Rey Mesías. ¡Ofrécele lo mejor que tienes! (Lee Mt. 2:1-12). Guiados por la estrella, los Sabios vinieron desde Oriente a Jerusalén, para reconocerle y tributarle honor con sus tesoros: oro, por su condición de Rey; incienso, como Sumo Sacerdote; y mirra, prediciendo sus padecimientos como Siervo Sufriente de Yahveh. Reflexión: ¡Preséntales tus tesoros al Rey! Si te sometes a él como Rey, reinarás con él (lee Apocalipsis 5). Si lo invocas como Sumo Sacerdote, él intercederá por ti, y serás ayudado en tu debilidad (Hebreos 4). Recibirlo en su gloria y compasión, es aceptar y compartir sus trabajos y sufrimientos (Romanos 8:17). A contraluz, Mateo expone al falso rey de Israel, Herodes. ¡Atención a los falsos mesías religiosos o políticos de nuestros días! Seamos sabios, usemos de discernimiento; no caigamos en sus garras de manipulación y engaño. Para practicarlo, hazte esta pregunta: ¿Qué puedo hacer hoy para que el Reino de los cielos sea establecido en este lugar donde me encuentro? Añade a tu devocional personal un tiempo de alabanza y adoración, porque establecemos el Reino (gobierno) de Dios, y él se sienta en su trono, cuando le adoramos, reconociéndole como Rey y Señor, como lo hicieron los Sabios de Oriente:
Y al entrar en la casa, los Sabios de Oriente, vieron al niño Jesús con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra (Mateo 2:11).

Día 7 (lunes 13) - Tercera credencial: En Jesús, Israel revive su historia de liberación. ¡Prepárate para lo peor! (Lee Mt. 2:13-23; 4:1-11). En los hechos de la niñez de Jesús primero, como más tarde en su vida adulta, se actualizan episodios clave de la formación del pueblo elegido de Israel: su refugio en Egipto, el éxodo de Egipto, la superación de las pruebas del desierto. Pongámoslo en práctica: Como pueblo de Dios y discípulos de Jesús, debemos prepararnos para la peor de las persecuciones y el exilio, las tentaciones más debilitantes en nuestra carne, y el más duro de los desiertos espirituales. ¿Cómo prepararnos? Fortalece la práctica de las disciplinas espirituales: la oración, el ayuno, la lectura y memorización de las Escrituras, la soledad y el retiro espiritual. (Pídenos el Breve Método de Oración de Mme. Guyon.)
Entonces Jesús fue llevado (guiado) por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo (Mt.4:1, escrito de memoria). ¿Sabes cómo memorizar las Escrituras? Tú solo, o con tu familia, ve memorizando los pasajes que te impacten.

No hay comentarios: