domingo, 9 de septiembre de 2018

LOS 10 "DÍAS TEMIBLES"- 10 a 19 septiembre 2018

AL JUDÍO PRIMERAMENTE
“No me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todo aquel que lo cree, del judío primeramente.” (Romanos 1:16, Pablo apóstol)

ORA POR ISRAEL Y POR ESPAÑA DURANTE
LOS 10 “DÍAS TEMIBLES”— 10 a 19 septiembre 2018
Imprime esta guía y ora cada día, individualmente o con el grupo de oración de tu iglesia

DOMINGO 9– CONMEMORACIÓN AL SON DE TROMPETAS: “En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación” (Lev.23:23-25 y Nm.29:1). Desde la puesta del sol de este día y hasta la puesta del sol de mañana lunes, se celebra la Fiesta de las Trompetas (Yom Teruah) y el inicio del año 5.779 del calendario civil hebreo. Pastor, te invitamos a celebrar un culto al son de trompetas y a orar con tu iglesia por los temas de esta guía. España y el mundo están inmersos en profundos cambios. Vivimos tiempos de incertidumbre y crisis de liderazgo. El toque de la trompeta (shofar) es un clamor a que Dios abra los cielos (Is.64:1) y descienda sobre la Tierra.  ¿Por qué tocamos las trompetas? 1- Para convocar a la congregación y a sus líderes, para darles instrucciones de marcha y para advertir de la presencia del enemigo. 2- Advertir y preparar al pueblo para la guerra. 3- Como parte de las celebraciones de las fiestas y de la adoración regular al Señor (Nm.10:1-10). 4- En fe y obediencia tocamos las trompetas; caen los muros y avanzamos a la conquista de la Tierra Prometida (Josué 6:20). 5- Nuestros enemigos son confundidos y Dios concede una gran victoria a su pueblo (Jueces 7:20-22). 6- Al profeta se le ordena llevar la trompeta a su boca para anunciar al pueblo el juicio por su desobediencia a Dios (Oseas 8:1-3). 7- En la consumación de los tiempos, los ángeles tocan las 7 trompetas y se desatan los juicios de Dios sobre cielos, tierra y mar (Ap.8:6-9:21; 11:15-19). 8- La Segunda Venida del Mesías se anunciará con voz de arcángel y trompeta de Dios (1Tes.4:16; 1Cor.15:52). ORA Y REFLEXIONA: Que, en toda congregación de España, el Remanente fiel toque la trompeta este día del mes. En oración, hazte estas preguntas (anota en un diario lo que Dios te dice en estos diez días): ¿Qué advertencia –alarma- estás recibiendo de Dios para tu vida? ¿Estás obedeciendo a su voz; qué cambios debes hacer para obedecer? ¿Te está llamando Dios a ser vigía, trompeta de Dios y atalaya? ¿Qué mensaje te da y a quién debes anunciarlo? ¿Estamos tocando la trompeta con un sonido cierto (claro) en este tiempo en España? ¿Qué dice el Espíritu a su iglesia? ¿Está el pueblo preparado para la batalla? (1Cor.14:8). https://www.youtube.com/watch?v=KslG3nOCVPQ Enlace sonido del shofar.

LUNES 10 – “TOCAD TROMPETA EN SIÓN y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Yahveh, porque está cercano” (Joel 2:1-3). El toque del shofar (cuerno del carnero, moderna trompeta o corneta) encierra varios misterios. Según la tradición hebrea, al tocar los cuernos y trompetas en el Templo de Jerusalén y en toda la tierra de Israel, se cumplía con tres propósitos: 1- Llamar al pueblo al arrepentimiento, elevar un clamor al Dios del pacto pidiendo su misericordia, y confundir las huestes de maldad y a “el acusador de los hermanos”. OREMOS hoy por el primero de los tres propósitos, Un llamado al arrepentimiento: Padre, por amor a tu nombre, levanta en este día profetas que llamen al arrepentimiento a Israel y a los que están en la diáspora; así como a Sefarad -España. Que lo hagan con un sonido claro de trompeta. Que no se avergüencen de proclamarles con valentía y amor el evangelio de salvación. Derrama un espíritu de gracia y de súplica sobre tu pueblo, para que vean al que traspasaron y lloren por su pecado contra él (Zac.12:10). En este día decimos a los huesos secos de los judíos anusim en Sefarad, los descendientes de los judíos convertidos forzosamente al catolicismo: “Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará el Mesías” (Ef. 5:14; Ez. 37).

MARTES 11 – “HE AQUÍ VIENEN DÍAS, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto…” (Jer.31:31-37; Heb.8:8-12). ORAMOS hoy, Señor, para que les recuerdes de este segundo propósito al tocar el shofar: Que tú eres el Dios de pacto; que siempre serás fiel a las promesas que diste a los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob; que no los dejarás ni abandonarás como nación. Quita esos pensamientos y calla esas voces secularistas en Israel, que piden ser igual a cualquier otra nación y rechazan su llamado a ser pueblo escogido. Muéstrales que su salvación, preservación y restauración están en descubrir su identidad en ti. Haz que la comunidad judía mesiánica en medio de Israel les provoque a celos, para que quieran volver a injertarse en sus raíces originales (Ro.11:11, 23, 24). Señor, gracias porque tú no has desechado a Israel, como no nos has desechado a nosotros, tu Iglesia gentil, a pesar de haber cometido tantas iniquidades delante de ti a lo largo de nuestra historia. Revélate en estos días a Israel como el Dios del Nuevo Pacto, a través de la sangre del Mesías (Col.1:20). Escribe tus Escrituras en su mente y corazón (Jer.31:31-34; He.8:8-12). ¡Escríbela en mi corazón!

MIÉRCOLES 12 – “Y LOS TRESCIENTOS TOCABAN LAS TROMPETAS; y Yahveh puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército de los madianitas huyó” (Jue.7:15-21). La tradición rabínica cree que Satanás tiene especial predilección por acusar a Israel en el primer día del año, trayendo delante de Dios todos sus pecados y faltas (Job 1:6-12; Zac.3). ORAMOS en este día, Señor Yahveh de los ejércitos, que según tu pueblo se vuelve a ti en arrepentimiento y confía en tus promesas, sus enemigos son confundidos y huyen (Sal.121). Sea esta la hora cuando invocan al único que puede librarles del Acusador… “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Mesías; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Ap.12:10-11). (Reflexiona y ora Nehemías 4: Este es un buen ejemplo para nuestros días de lo que enfrentamos los creyentes: intensidad al hacer la obra de Dios; presión fuerte e incesante del enemigo; la necesidad de que mantengamos una vigilancia constante; no podemos bajar la guardia, pero tampoco dejar la obra de Dios; el trompetero siempre al lado del líder: “La obra es grande y estamos esparcidos en el muro; donde yo toque la trompeta allí acudid con presteza. No temáis, porque vuestro Dios peleará por vosotros. Pelead por vuestros hijos e hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas”.

JUEVES 13 – “ECHARÁ EN LO PROFUNDO DEL MAR TODOS NUESTROS PECADOS” (Miqueas 7:18-19). Los 10 días temibles son un periodo de arrepentimiento en preparación para el día Yom Kippur, Día del perdón, o Día de la expiación. En la tarde del día de Año Nuevo, los judíos que honran las tradiciones de Israel se concentran alrededor de ríos, lagos o mares, para realizar el ritual simbólico de “echar (o lanzar fuera) sus pecados”. ORAMOS, Señor, para que en estos días cuando tu pueblo procura ponerse a cuentas con su Dios y con su prójimo, tú les muestres que su solo arrepentimiento, oraciones, ayunos, caridades o sacrificio personal, y sus obras de justicia, son trapos de inmundicia delante de ti.  Muéstrales que en Yeshua has provisto el Cordero que quita su pecado (Is.64:6; Jn.1:29).

VIERNES 14- ¿TRES LIBROS DE CUENTAS? Los rabinos creen que en los dos días del Año Nuevo, el Señor abre tres libros. En el primer libro se registra a los justos, en el segundo a los que no son ni totalmente justos ni totalmente malvados, y en el tercero se registra a los malos. A los justos se les juzga el día de Año Nuevo, y son recompensados con vida, bienestar material, protección de todo mal, y paz. El segundo libro lleva un registro de las acciones, buenas y malas, del grupo intermedio, los que no son ni totalmente justos ni malos. A estos se les concede los diez días de arrepentimiento, llamados “días temibles o terribles”. Dependiendo de la sinceridad de su arrepentimiento durante estos días, así el Señor les juzgará el Día del Perdón (Yom Kippur), que en este año cae el miércoles 19 de septiembre. Su arrepentimiento determinará si reciben vida o destrucción, riquezas o pobreza, salud o enfermedad. Los malvados y los que no se arrepienten sinceramente, son registrados en el tercer libro, y solo pueden esperar condenación y muerte. Siendo que la creencia popular judía es que la mayoría de la Humanidad no es totalmente buena ni mala, estos 10 días se convierten en un momento de suma importancia en la práctica religiosa judía. Los antiguos enemigos intentan reconciliarse, se hacen caridades con los pobres, y se rezan largas confesiones de pecado durante las oraciones en las sinagogas. OREMOS: Amante Padre celestial, ten misericordia de tu pueblo escogido, como la has tenido de nosotros. No podemos jactarnos; hemos recibido luz para entender que no hay justo ni aun uno, que todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios. Que tu Espíritu convenza a todos los judíos en estos días de esta realidad, y que la sinceridad de su confesión los lleve a un solo lugar: a la cruz. Allí son justificados gratuitamente por tu gracia, mediante la fe en la redención que es en Jesús el Mesías. Nosotros, quienes ya hemos recibido el perdón de nuestros pecados a través de la fe en la obra perfecta de Jesús en la cruz, y cuyos nombres están escritos en el libro de la vida, debemos usar estos días para hacer una limpieza espiritual, y ponernos a cuentas con Dios y con los demás. Así estaremos preparados para el regreso del Cordero por su Novia. ¿Amén? Haz un inventario de cómo está tu vida espiritual y tu caminar en el Espíritu en estos momentos.

SÁBADO 15 - LAS TROMPETAS DEL JUICIO LISTAS PARA SER TOCADAS: Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas” (Lee Apocalipsis 8:6 hasta 9:21 y 11:15-19). OREMOS: Sabemos, Señor, que las trompetas anuncian tu salvación para Israel y los gentiles, pero también tu juicio para unos y otros. Pedimos que nos ayudes, no solo a orar por Israel en estos días, sino a escuchar tu llamado al arrepentimiento sincero, y también a tocar tu trompeta de advertencia. Ayúdanos a anunciar sin temor ni vergüenza la Buena Nueva de salvación, al judío primeramente. Señor, en tu juicio acuérdate de tu misericordia para tu pueblo de Israel y para todos nosotros. Bendice a Jerusalén con paz (Sal.122). Oramos para que el plan eterno de Dios para Israel, descrito por el apóstol Pablo en los capítulos 9 al 11 de la epístola a los Romanos, tenga su pleno cumplimiento en nuestros días. ¡Amén!

DOMINGO 16 – LA COMUNIDAD MESIÁNICA EN ISRAEL: “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús el Mesías, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.  Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió” (He. 10). Lee la epístola a los Hebreos, en estos 10 días, con tres cosas en mente: 1- Ora por ti mismo, dando gracias a Dios por darte acceso directo al trono de gracia, sin que tengas que presentar ningún otro sacrificio que la sangre de Jesús el Mesías. Pídele que te ayude a no descuidar una salvación tan grande, sino más bien a seguir madurando, y a compartirla con otros. 2- Ora por la Iglesia del Mesías en Israel y entre los judíos, para que también ellos se purifiquen en estos días; que se amen y estén unidos entre sí, que sientan carga de evangelizar a su pueblo, y que provoquen a celos a Israel, como dice Romanos 11:11: “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.” 3- Ora por el pueblo de Israel, que por revelación sobrenatural del Eterno o por la lectura del Nuevo Pacto (N.T.), conozcan cuán gran salvación tienen en Yeshua Ha Mashiach.

LUNES 17 – OREMOS POR NUESTRA SEFARAD (ESPAÑA): “Shemá Sefarad”, “Shalom Sefarad”, “Sefarad Mesiánica”, son solo algunos de los ministerios en España que se dedican a amar y consolar a Israel, como dice Isaías 40. ORAMOS en este día, Señor, dándote gracias por estos ministerios desde España a Israel. Pedimos nuevas fuerzas para ellos, porque por muchos años han llevado una carga nada fácil de sobrellevar. Pedimos que estos ministros tuyos sean purificados, unidos y equipados para orar y trabajar por la restauración espiritual y física del pueblo y de la tierra de Israel. Continúa dándoles la revelación y guía de tu Espíritu para que nos enseñen al resto de tu Cuerpo cuál es tu plan para con tu pueblo Israel y cómo interpretar los tiempos a través de este plan. Oramos también, Señor, para que perdones a esta tierra y pueblo, Sefarad, por los pecados pasados y presentes cometidos contra tu pueblo de Israel. Perdona tanto antisemitismo, como todavía pervive en España y en Europa. Que España apoye a Israel.

MARTES  18 – HOY COMIENZA EL “DÍA DEL PERDÓN / EXPIACIÓN” – Yom Kippur: En este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Afligiréis vuestras almas (con ayuno). El sacerdote hará la expiación por el santuario, por el tabernáculo, por el altar, por los sacerdotes y por todo el pueblo.” En Levítico 16 y 23 encontramos descrito el mandato de Dios a su pueblo sobre cómo guardar esta solemnidad. Éste es el más santo de los días para el pueblo de Israel. Es día de ayuno. Se aparta este día como santo, con el propósito de traer a la memoria el pecado colectivo de todo el año, para tratar con el mismo de manera concienzuda y para hacer expiación por él. En este día el sumo sacerdote realizaba la purificación por sus propios pecados y por los de su casa. De la misma manera, hacía confesión de todos los pecados de toda la comunidad, y a favor de ella. Y, solo en este día del año, entraba al Lugar Santísimo con la sangre de la reconciliación. El día bíblico comienza a la puesta del sol, de lo que para nosotros es el día anterior. Aunque el Día de la Expiación es el miércoles 19 de septiembre, os invitamos a que de manera voluntaria nos unamos al pueblo de Israel desde esta tarde-noche de martes, en un ayuno de 24 horas. Con ellos, vamos a afligir nuestra alma, confesaremos el pecado y buscaremos el perdón para nuestras propias vidas y para nuestras familias. No desaprovechemos esta oportunidad y este día tan especial, para ponernos a cuentas con el Señor y con los de nuestra propia casa. Este puede ser un gran día para celebrar un altar familiar de confesión y arrepentimiento. Abramos nuestro corazón en humildad, porque el que se humilla recibe gracia. “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (St.5:16). Puedes leer Escrituras como estas: Salmos 51 y Salmos 32. Alaba al Señor porque en un día de juicio como este, cuando el pueblo se enfrenta cara a cara con el Juez de vivos y muertos, tú no estás expuesto a su ira y su fuego eterno, sino que, por el contrario, tu nombre ha sido inscrito en el libro de la vida… “No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Ap. 21:27). Es tiempo para escuchar la voz de Dios; la última de las trompetas de esta fiesta. Digámosle juntos: “Habla, Señor, que tu siervo escucha” (1 Sam.3).

MIÉRCOLES 19 – YOM KIPPUR -- HOY ES EL DÍA DE SALVACIÓN: “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” Oremos Isaías 53, el Cántico del Siervo Sufriente, a favor del pueblo de Israel en este su gran día. Yom, es día, y Kippur significa “cubrir”; es decir, reemplazar por, o pagar por una ofensa; pagar el rescate. Esto es, quitar la ofensa con el pago de un precio equivalente al que valía lo que le fue quitado a la parte ofendida, con el propósito de reconciliar al ofendido con el ofensor. El único precio equivalente a la comisión de un pecado era la sangre de un sacrificio; es decir, una vida entregada a la muerte, como lo dice Romanos 6:23: “la paga del pecado es la muerte”. La muerte de Yeshua en la cruz del Calvario fue la sustitución provista por Dios para el perdón de nuestros pecados y la reconciliación con nuestro Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). ORAMOS: Padre, que en este día tan especial para tu pueblo, se cumpla tu propósito original: Que a través de su arrepentimiento y fe en el sacrificio de expiación de Jesús el Mesías, entre en el reposo y el favor de su Dios. Envíales la revelación de tu Santo Consolador; también predicadores de la Buena Nueva de salvación. Oramos que hoy se cumpla esta Escritura: “otra vez determina un día: Hoy, diciendo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (He.4:7). Nos unimos con tu pueblo, Señor, en recibir el regocijo de tu perdón, la seguridad de tu favor, y nuevas fuerzas para obedecer tus mandamientos. Mientras esperamos el toque del “último shofar”, o la “trompeta final”: “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:52). Querido hermano, este es un buen día para que hagas confesión por los pecados de tu país y pidas un avivamiento y una gran cosecha de almas. ¿Amén?

FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS 2018 – 24 septiembre a 1 octubre: Lee y medita en estas Escrituras: Lev.23:33-43; Neh.8:14-17; Dt.16:16-17. Por ocho días los israelitas viven en cabañas o bajo enramadas, para recordar la vida sencilla y vulnerable y el cuidado de Dios en su peregrinaje por el desierto a lo largo de 40 años, y antes de entrar a disfrutar la tierra de la que fluye leche y miel. Hay creyentes evangélicos que celebran Tabernáculos en Israel, o en sus casas y congregaciones. Los israelitas, pueblo agricultor en la antigüedad, celebraba en la fiesta de los Tabernáculos las bondades de Dios al final de la cosecha. No nos presentemos al Señor con las manos vacías; ofrezcámosle lo mejor que tenemos, en dones, recursos, tiempo y disposición a servirle. Recordemos que el final de la cosecha augura la cosecha final de las naciones gentiles que, unidas a Israel, participarán del regocijo y de las bendiciones del Reino celestial. En aquel tiempo, todos los creyentes celebrarán fiesta a Yahveh (Zac.14:16-19). Pidamos por una gran cosecha espiritual y que la plenitud de los gentiles entre al Reino de los Cielos para que esto dé paso a la gran salvación de Israel (Ro.11:25). Alabemos a Dios y regocijémonos porque “el verbo se hizo carne y ‘tabernaculizó’ entre nosotros. Y vimos su gloria, como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn.1:14). Abramos nuestros corazones de par en par al maravilloso Espíritu de Consolación, porque somos su tabernáculo (1Cor.6:12-20). Preparémonos, porque la Nueva Jerusalén, como Tabernáculo de Dios, está por descender, y solo los santos morarán con ella (Lee Ap.21).
            Las fiestas de la primavera (Pascua, Primicias, Panes sin Levadura y Pentecostés), fueron cumplidas con la primera Venida del Mesías, como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Las fiestas de otoño (Trompetas, Día del Perdón y Tabernáculos) se cumplirán con la segunda Venida del Mesías en victoria, como León de la tribu de Judá, dispuesto para reinar, y como Rey de las naciones. Querido hijo/a de Dios, actúa como un hijo/a del Rey, y lucha por toda victoria aun por ganar. Renuncia a una vida cristiana de mediocridad o derrota. Toma tu lugar como vigía, pelea, mantente despierto, echa mano de las victorias del León de la tribu de Judá. Terminamos estos Diez días temibles, con alabanzas, regocijo y victoria. ¡Aleluya! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosana en las Alturas! ¡Maranata! (Mateo 21; Apocalipsis 22).

No hay comentarios: